¿Podemos escribir juntos un blog sobre educación con muchas más preguntas que respuestas?

Secciones del blog:

lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Educas a tu hijo/a o esperas a que "le regañe el señor"?

Regreso poco a poco a este blog y a las redes sociales después de un par de meses de parón veraniego. La desconexión #OFF60 no ha sido total pero sí muy reparadora, así que vuelvo con ganas de seguir repensando la educación junto a otras personas a partir de muchas preguntas y no demasiadas respuestas.

Seguro que has estado en algún bar o chiringuito este verano junto a familias con hijos. En mi caso, tengo cierta experiencia. Durante unos cuantos veranos he trabajado como "camarero temporero" durante vacaciones escolares fuera de España, en un conocido complejo turístico visitado por personas de todo el mundo.

Aprovechando que tengo un papel que dice darme "licencia" para ejercer la Psicología cuando se dan las circunstancias idóneas y hay dinero de por medio - algo que pocas veces ocurre en verano en España -, entre bandeja y bandeja cargada, de mesa a mesa, he podido comprobar estos años algunas diferencias culturales significativas, aunque no puedo aportar un rigor científico.

Seguro que caigo en tópicos, pero, simplificando mucho, he encontrado en estos años varios tipos de respuesta cuando se daba una situación en la que los vástagos de alguna familia incordiaban a otros clientes o realizaban actividades comprometidas para ofrecer el servicio a mesa con suficiente seguridad.
  • Padres y madres, principalmente anglosajonas, en las que no se daban estas situaciones, ya que los hijos se comportaban como repelentes copias de adultos en pequeño.
  • Familias de otros lugares que utilizaban la autoridad verbal (o incluso la contundencia "física") para meter inmediatamente a su prole en vereda.
  • Progenitores, mayoritariamente españoles, que sin levantar apenas la mirada de su comida, reprendían el comportamiento de sus hijos o hijas con un argumento de autoridad muy diferente: "Deja de hacer x, ¡que te va a regañar el señor!" (sic) Tal vez deba transcribirlo como 'el Señor': nunca entendí muy bien esta frase o invocación a los cielos.
Y la señora o el señor en cuestión, en este caso el que esto escribe, haciendo a veces malabares para no tirar la bandeja o intentando tomar nota entre el barullo, se planteaba qué poder sobrenatural, terrenal o divino, poseía como para convertirse tras unas simples palabras lanzadas al aire en referente, en progenitor adoptivo, en flautista de Hamelín.

Recordando estos ¿felices? tiempos en hostelería, aunque detesto la violencia, como eterno aprendiz de orientador no puedo parar de reírme con la viñeta del gran Forges y la nueva profesión del presente y futuro, con gran demanda en verano: ABTP.

Viñeta del gran Forges, tomada aquí sin ánimo de lucro - Fuente: P. Álvarez.

Por suerte, este verano he ejercido como coordinador de un modesto programa educativo en España y me he librado de algunos gritos y potenciales accidentes. Pero si me toca volver a coger la bandeja como el tipo del fondo a la derecha, me va a costar no reírme sarcásticamente con Forges y su "abofeteador técnico".

¿Qué opinas? ¿Eluden con mayor frecuencia los padres y madres españoles sus responsabilidades con sus hijos? ¿Es un aspecto en el que deberíamos incidir en las escuelas de familias?



Enlaces relacionados con Escuelas de Familias:

lunes, 30 de junio de 2014

#elpróximocursoquiero trabajar para convertir los imposibles en difíciles ... ¡Feliz verano! Nos leemos en Septiembre

Siguiendo el "meme de internet" propuesto por Mercedes Ruiz (a través de otros dos grandes blogueros como Jesús Hernández y Toni Solano), respondo brevemente a las 4 cuestiones que plantea:

  • 1) ¿Sobre qué estoy escribiendo actualmente? Hoy toca desear un buen verano y cerrar el blog un par de meses, como las tierras en barbecho, para volver en septiembre con energías renovadas.
  • 2) ¿En qué difiere mi escritura de la de otros que desarrollan 'el mismo género'? Intento darle un punto crítico y uso a veces el humor. Quizá este blog es de los pocos que hacen explícito el entorno personal de aprendizaje (PLE) que voy construyendo con cada entrada.
  • 3) ¿Por qué escribo lo que escribo? Básicamente, para seguir aprendiendo.
  • 4) ¿Cómo es mi proceso de escritura? Cada entrada surge después de conectar un par de ideas que vienen a la cabeza en mi práctica profesional o mientras leo a otros.


Imagen de fondo tomada de @inmitacs

Como leí hace un tiempo en el blog del orientador Víctor Cuevas, vivimos un tanto "hiperconectados", siempre en "Modo ON". Quienes seguís con cierta frecuencia este blog, sabéis que creo que es mucho lo que podemos aprender, profesional y vitalmente, a través de blogs y redes sociales, pero como en los últimos veranos, creo que es muy saludable hacer un parón para cargar las pilas y volver con energías renovadas.


El balance de ¿QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo? este curso es positivo en bastantes aspectos. Creo que, con aciertos y errores, este blog sigue siendo el centro de mi entorno personal de aprendizaje (PLE) sobre Orientación y Educación, y que se complementa con todo lo trabajado en el blog "OrienTapas", donde intento trabajar en red (PLN), creando una comunidad profesional.

Son muchas las ideas que tengo en mente para el próximo curso y espero tener tiempo y fuerzas para llevarlas a cabo. Orientadores y educadores en general hemos compartido en Twitter algunos deseos para el próximo curso con la etiqueta #elpróximocursoquiero, siguiendo las iniciativas de Claudio Castilla de meses anteriores (#frasesparaorientar#cortosparaorientar#cancionesparaorientar#relatosparaorientar, ...). He recogido en un documento de Storify todas estas ideas y aprovecho estos tuits para cerrar este curso.



Te deseo un buen verano y te "reto" a que compartas tus deseos para el próximo curso en tu blog y/o respondas el "meme" que encabeza esta entrada. Descansa y desconecta también en lo posible estos meses. Nos leemos en septiembre.


PD1: Si necesitas contactar conmigo durante el verano, leeré el correo electrónico con cierta frecuencia (queduque@live.com). Aunque desconecte de redes sociales, sigo buscando trabajo para el próximo curso.

PD2: Si te sobra tiempo, puedes leer o releer las entradas y preguntas de este blog siguiendo las imágenes de este tablero de Pinterest"Preguntas sobre educación".

viernes, 27 de junio de 2014

¿Hay contradicciones en el aprendizaje basado en proyectos?

Fuente: Raúl Santiago (2013)
Durante este año he publicado unas cuantas entradas sobre aprendizaje basado en proyectos (ABP o PBL) mientras realizaba el MOOC organizado por INTEF.

Por supuesto, aunque me gustan muchos aspectos del ABP, no creo que haya una única metodología que venga a resolver todos los problemas educativos. Como indica hoy en su blog Jordi Martí, los cambios en educación deben llegar de manera reflexiva, sin prisas y "a la temperatura justa".

En este blog siempre me he planteado más preguntas que respuestas y por eso, como contrapunto a mis entradas anteriores, quiero hablar hoy sobre posibles contradicciones que podemos encontrar en esta metodología. Tomo como referencia la excelente y honesta entrada de esta semana de Ainhoa Ezeiza.


Ainhoa encuentra algunas de estas contradicciones en la metodología ABP, sobre la que ha impartido varios cursos:
  • - El trabajo a través de proyectos apenas se aleja de la metodología tradicional en cuanto al rol de docentes y alumnado. Los docentes deciden la estructura y dirigen los proyectos, centrados demasiado en los contenidos. Los alumnos no pueden moverse habitualmente más allá de los límites marcados en el propio proyecto. 
  • - Los proyectos previamente diseñados dejan poco lugar para la libertad y la apertura, en parte porque suelen estar bastante condicionados por los criterios de evaluación final.
  • - La metodología ABP reforzaría las estructuras de poder cohercitivo en el aula, promoviendo la visión empresarial en las organizaciones educativas. Esta metodología no dejaría espacio para la confianza en los alumnos, para empezar a verlos como personas a las que escuchar y dar autonomía.
  • - El trabajo cooperativo en ABP promueve relaciones impersonales en las que se prioriza la consecución de los objetivos marcados a priori, dejando poco margen para la construcción colectiva, para crear colaborativamente vivencias o aprendizajes de otros tipos, e incluso para cuidar a los compañeros de proyecto y compartir con ellos momentos de alegría y esperanza.


Creo que muchos de los problemas que destaca Ainhoa pasan por utilizar la metodología ABP sin olvidar el componente personal y personalizado de trabajar juntos, de manera más horizontal, y sin plantear resultados a priori. Para mí, las contradicciones que señala no implican desechar esta metodología, pero sí son oportunas llamadas de atención si decidimos llevarla a la práctica. En educación, aunque lo intentemos, no tenemos metodologías perfectas; debemos ser autocríticos y permanecer siempre alerta pero sin miedo, para evitar errores sin sentirnos por ello atERRORizados.

¿Qué opinas? ¿Utilizas la metodología de aprendizaje basado en proyectos (ABP o PBL)? ¿Qué problemas o contradicciones te has encontrado?