¿Podemos escribir juntos un blog sobre educación con muchas más preguntas que respuestas?

Secciones del blog:

miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Y si no les gustas a tus alumnos?

Leo interesado a través del blog de la psicóloga educativa Carmen Y. Reyes la reseña de un artículo de hace un par de días del "Education Experts Blog" en el que Fawn Johnson plantea varias preguntas relacionadas con el título de esta entrada:
"What are the best ways to foster honest student-teacher relationships? How do teachers mask dislike for students? How should they deal with their own problems while teaching? How important is the passion in teaching? How can schools encourage professional camaraderie among teachers? Do students really need to like their teachers in order to learn?" (F.Johnson, 6.05.2013)
Profesora - Picto de ARASAAC


Traducción "muy libre":
"¿Cómo afianzar una relación cercana entre alumnos y sus profesores? ¿Cómo pueden los profesores enmascarar que algunos alumnos no les gustan? ¿Cómo deberían afrontar los profesores sus propios problemas mientras enseñan? ¿En qué medida es importante la pasión por enseñar? ¿Existen prácticas que pueden ayudar a compensar un profesor no-apasionado? ¿Cómo pueden las escuelas fomentar la buena relación entre los equipos de profesores? Para aprender, ¿es necesario que a los alumnos les gusten sus profesores?"
Me parecen cuestiones interesantes sobre las que podríamos debatir. Dos referencias que muestran la importancia de la relación profesor-alumno:
  • "Kids don't learn from people they don't like" ("Los niños no aprenden de gente que no les gusta"), reciente presentación TED de la profesora Rita F. Pierson. Rita, con más de 40 años de experiencia respondió con esta frase a una profesora que le dijo que no le pagaban para querer a sus alumnos. Es increíble el ímpetu de esta docente; en apenas 7 minutos, nos recuerda cómo a veces pasamos por alto "la importancia de las relaciones humanas en educación".

  • "No significant learning occurs without a significant relationship" ("No es posible que se produzca aprendizaje significativo sin una relación significativa entre personas"), frase de James P. Comer, en su obra de 2004 'Leave No Child Behind: Preparing Today's Youth for Tomorrow's World'
  • "Los niños aprenden de aquellos profesores a los que aman", reflexión que incluye Miguel Ángel Santos Guerra en algunas de sus entradas, como en esta de 2005 en su blog.
  • "Una buena relación pedagógica es un requisito para el aprendizaje", entrada de Boris Mir de hace tan sólo unos días.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Qué harías si no les gustas a tus alumnos? Para mí es una pregunta que conecta también con la confianza de los profesores en sus propios alumnos. Cuando un/a alumno/a siente que la persona que tiene delante confía en su potencial, en que puede lograr hacer algo, se genera una fuerza que activa el cambio y la mejora. Del mismo modo, la profecía autocumplida funciona en negativo.

Puedes añadir tu comentario aquí o en el debate abierto en Twitter,  en el Grupo "La educación a debate" de LinkedIn o en el Grupo de Orientadores Educativos de LinkedIn.
@alb_del_mazo


PD: Recomiendo esta entrada posterior del orientador Víctor Cuevas - "Me cae mal el profe ...  por eso no estudio su asignatura" (27.05.2013)

9 comentarios:

  1. Llevo más de 20 años en la educación y esa pregunta me la hago todos los días. Parece casual esta frase, ocurrente o recurrente, pero... ¡es así! Y lo más importante. Con el paso de los años he conseguido que mis alumnos se den cuenta de que no lo paso nada bien cuando cometo algún error pedagógico, cuando no respondo a sus inquietudes o necesidades formativas, cuando se dan cuenta de que no los quiero o atiendo totalmente por mi parte, bien con una clase mal impartida o nada programada; bien por no atender sus preocupaciones, sus problemas, sus inquietudes, sus "sueños". Quiero ser sincero. Los profesores no somos perfectos, pero tenemos que reconocernos imperfectos cuando no estamos atentos y cercanos a nuestros alumnos. Cuánto más lejos de ellos, cuánto más distantes de sus "vidas", cuánto menos significativos somos para ellos... ¡menos interesantes les resultaremos y menos atenderán nuestras respuestas! Mi respuesta final: estoy convencido de que un alumno que reconoce y percibe que estamos por él, por su trabajo académico, ¡...por su vida!, esta relación estrecha que se crea es germen y principio, con total seguridad, de APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Agustín. Yo también creo que esta sencilla pregunta es clave. Los alumnos valoran en especial la sinceridad en la relación, no necesitan profesores perfectos, pero sí docentes responsables, comprometidos con su trabajo, comprometidos con ellos. No creo en un estilo único de profesor, cada uno debe dar clase usando el estilo con el que se sienta más a gusto siempre que los alumnos sientan que estás de su parte, que estás ahí por y para ellos. Los alumnos también son unos "radares" perfectos para saber si el docente disfruta de lo que hace.

      Eliminar
  2. Este post me ha recordado a un chico que tuve hace dos años, con dificultades de aprendizaje importantes y con una problemática familiar importante también en el que chocaron todos mis esfuerzos por ayudarle. Incluso los compañeros le decían: "tío, encima que el profe se preocupa por ti...". El chico no valoraba mi empatía.Poco puedes hacer cuando das el máximo en tu puesto. Mis acciones sobre ese chico no tuvieron un efecto a corto plazo. Desconozco si lo tendrán a largo. Sí tengo claro una cosa. El buen profesor no cede en su objetivo de ayudar y apoyar al alumno. Aunque no lo consiga. @AndreuTw de Teentrainer.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la última frase, Andreu: "El buen profesor no cede en su objetivo de ayudar y apoyar al alumno. Aunque no lo consiga". Creo en la importancia de no darnos por vencidos. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. ¿Por qué ese "divorcio" de los miembros de la comunidad educativa, profesores/alumnos , familias/profesores , claustro/equipo directivo ? Porque no mostramos a los demás cuánto nos importan y nuestro nivel de compromiso.
    Muchas gracias por el post. Me parece interesante plantearlo como debate en el aula.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Muy importante insistir en pasar de ese "divorcio" a un compromiso compartido.

      Eliminar
  4. Muchas gracias por la referencia!

    ¿Qué pasa si no les gusto? Pues no pasa nada!

    Es parte de mi trabajo porqué estoy en la educación obligatoria y, además, con adolescentes. Así que incluso si les gustas, lo disimulan un poco: dónde se ha visto que un adolescente hable bien de su profe en público! :)

    Me conformo con que les interese el contenido y la dinámica de las clases. No las mías, las nuestras, puesto que las hacemos juntos. Eso ayuda bastante porqué no llevo todo el peso, ni hay una dirección única en el aula. Se trata de no poner el foco en "gustar o no gustar" y ponerlo en "interesante" y en "aprender".

    Así trato de hacerlo, aunque no siempre con éxito.

    Un abrazo, Alberto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy oportuno tu comentario. Recuerdo haber tenido a buenos profesores que no me caían precisamente bien. Un abrazo

      Eliminar
  5. Alberto, coincido con Boris: el bloqueo emocional es importante pero superarlo es una señal de madurez. Trato de hacer ver a mis alumnos que lo importante es cómo enseñan los profesores, más allá de si les caen bien o mal. Pero para un adolescente es difícil, muy difícil.

    Un abrazo

    ResponderEliminar